Cuándo usar Polietileno (HDPE-LDPE) o Polipropileno (PP)

    Al igual que comparar manzanas y naranjas, no se crean dos materiales iguales cuando se trata de sus necesidades de empaque. El material adecuado para su proyecto depende de una serie de variables, incluido el producto en sí, así como consideraciones tales como la durabilidad, el reciclado y el método de transporte. Al examinar las diferencias entre los materiales de polietileno y polipropileno, se puede resumir en una diferencia de estructura que da como resultado propiedades físicas, térmicas y químicas diferentes. Estos, a su vez, se traducen en parámetros variables de exposición a la temperatura, rigidez, permeabilidad, sostenibilidad y propiedades ópticas.

El polietileno (PE) es el más común y  es ideal para varias aplicaciones y productos. Es flexible y duradero, por lo que funciona especialmente bien en el envasado de artículos más pesados. Sin embargo, dentro de la familia de polietileno, hay diferentes tipos de polietileno disponibles: polietileno de alta densidad (HDPE) y polietileno de baja densidad (LDPE). Si bien comparten algunas similitudes, también hay diferencias notables entre los dos tipos.

  • El polietileno de alta densidad (HDPE) es una opción popular debido a la alta calidad y la economía del material. Su peso ligero lo convierte en una excelente opción para aquellos que desconfían de la cadena de suministro y los costos de transporte. Y su resistencia extrema a los productos químicos lo hace muy adecuado para el cuidado de la salud y entornos de laboratorio, productos cosméticos, etc. Además, el HDPE es uno de los materiales plásticos más fáciles de reciclar, lo que lo convierte en una solución ideal para las empresas con conciencia ambiental que se centran en la sostenibilidad.
  • El polietileno de baja densidad es mucho más flexible que su homólogo de alta densidad. Si bien esta “conformabilidad” excepcional se produce a costa de una resistencia a la tracción significativamente menor, es adecuado para una serie de aplicaciones, como son los tubos de margarina de plástico, botellas de agua y bolsas de plástico y menaje del hogar.
  • El polipropileno (PP) es generalmente mucho más rígido y más duro que el PE, y aguanta muy bien el uso repetido. PP es visualmente atractivo y se puede hacer ópticamente claro, lo cual no sucede con el Polietileno,  lo que lo hace ideal para situaciones en las que es necesario ver el producto dentro del embalaje en detalle. Proporciona una barrera altamente protectora contra la humedad y los vapores, a la vez que retrasa la evaporación y la deshidratación para preservar mejor la frescura y el sabor de los alimentos envasados. A diferencia del PE, el polipropileno tiene un alto punto de fusión, por lo que es flexible cuando se calienta por encima de cierta temperatura y, sin embargo, vuelve a su estado sólido una vez que se ha enfriado.

Si bien algunos plásticos pueden funcionar indistintamente en una serie de aplicaciones, existen algunas diferencias inherentes entre ellos y notar que esas distinciones deben ser tenidas en consideración a la hora de decidir si son apropiadas o no para sus necesidades. 

Comments are Closed